¿Es duradero el hormigón?

Al hormigón, material de la mayor importancia para la construcción, se le exige en nuestros días dos características fundamentales: DURABILIDAD Y ESTANQUEIDAD.

La durabilidad del hormigón es la capacidad de comportarse satisfactoriamente frente a las acciones físicas o químicas agresivas, y que los elementos metálicos (armaduras) embebidos en el hormigón queden protegidos durante la vida útil de servicio de la estructura.

Sin embargo, defectuosos sistemas constructivos, inexistentes o deficientes sistemas de estanqueidad instalados,  facilitan la formación de patologías que junto a la presencia y acción de agua y ciertas soluciones químicas del subsuelo, deterioran las características antes mencionadas.

La carbonatación del hormigón se produce cuando el dióxido de carbono en el medio ambiente reacciona con la humedad presente en el sistema capilar del hormigón. El acero de las armaduras queda expuesto al ataque de agua que en contacto con el oxígeno atmosférico genera la corrosión de los elementos metálicos.

Por su alto contenido de cloruros, el agua de mar representa un elemento extremadamente ofensivo para el hormigón y las armaduras metálicas, propicia y acelera –una vez que se ha iniciado-   el fenómeno de la corrosión.

VANDEX mantiene un continuo avance con la tecnología, mejoras que traslada a sus fabricados. Los sistemas VANDEX, compuestos en base a depuradas metodologías proporcionan soluciones de Reparación, Impermeabilización y Protección del Hormigón Armado, que permiten una mejor y más adecuada convivencia de las estructuras afectadas en el medio agresivo donde han sido edificadas.

Medios agresivos

El sistema de impermeabilización VANDEX, como característica adicional PROTEGE al hormigón frente a la acción del agua de mar, aguas residuales, aguas agresivas del subsuelo y ciertas soluciones químicas.   La composición del hormigón deberá determinarse según la  “Instrucción de hormigón estructural (EHE-08)”.

Obras realizadas

Folleto específico del servicio